Un conflicto de sentimientos.
-La casa  como lugar experiencial.-


¨Cuando  era niña, disfrutaba mucho en la casa de hacienda de la familia, la sensación de libertad que me generaba asomarme a la ventana;  cuando vine a vivir a la ciudad aquello  se extravió...hoy vuelvo a sentirla...¨

   
Magaly Villalba, propietaria.

El encargo se sitúa dentro de una zona residencial de orden y contexto complejo en el norte de Babahoyo, capital de la Provincia de los Rios, Ecuador. consiste en 5 habitaciones con su corazón entre ellas, un pequeño patio interior, y su patio frontal dando hacia la calle con su eje central, el árbol que generara  con su crecimiento una transformación proyectada en el interior y exterior. Basada su edificación en un proceso constructivo artesanal utilizando la mano de obra y materiales locales en situ, apilando mil bloques cuadrados de arcilla, madera y muros de bloques blancos. La iluminación natural fragmentada por el muro exterior se direcciona hacia el  centro difuminándose de a poco hacia el interior, denotando un carácter espiritual, más la austeridad en la paleta de materiales y colores refrenda esta intención.  Una intención que evoluciona a partir de una casa intervenida.

Una arquitectura que invita  a vivir tipos de emociones, dentro de las experiencias netas, puras, rutinarias, que sin embargo se vuelven diferentes;  crear una memoria de vivir más cercana al contexto; un juego de luces y sombras, como contemplar un vestido transparente, frágil, sugerente de diversas sensaciones,  donde sobrevive la intriga y el deseo.  El habitante no se siente ya encarcelado, sino libre, lo cual es parte de una visión ¿necesaria? la ciudad crece y se aleja de las memorias de infancia en que la libertad era parte de las sensaciones visuales del día.

Arquitecto Intervertor: José Gomez Marmolejo
Obra Año :2014
Babahoyo - Ecuador